Presentación del cónsul General de Italia en bahía Blanca Dr Nicola Di Tullio.

 

Me hace muy feliz ver que el fruto de un largo y laborioso trabajo haya alcanzado su punto de maduración.

 

El autor, ferviente amante y defensor de la italianidad en este maravilloso y difícil País, como orgulloso Oficial de Reserva del Ejército Argentino, ama también la historia y la historiografía militar o – mejor dicho - la épica del proceso que llevó a la Independencia y que se concretó con las grandes empresas militares en defensa del joven Estado.

 

En tan significativa epopeya, no podía estar ausente el recuerdo de la Legión Militar Italiana, creada en Buenos Aires en 1853 y, sobre todo, de la llegada a Bahía Blanca, en 1856, de los sobrevivientes de tan gloriosas batallas, que se rebautizaron como Legión Agrícola Militar Italiana en honor a la nueva misión de colonizar los alrededores de esta población-fortaleza de frontera y contribuir con su saber artesanal, cultural y científico al desarrollo de la nueva “Heimat”, término alemán intraducible para designar a la nueva pequeña patria local gestada en las entrañas de la Patria argentina.

 

Por esta razón, en el marco de las celebraciones del 150° aniversario de la llegada de la Legión a Bahia Blanca, no podía faltar un homenaje literario a su heroico y desafortunado comandante el Coronel Silvino Olivieri, rebelde por vocación en la Italia desmembrada y dominada en gran parte por las dinastías extranjeras, perseguido por la policía borbónica, por los gendarmes pontificios y por los agentes austro-húngaros, cuyo sueño de de recrear en la “Nuova Roma” un rincón de la Patria lejana se hizo añicos contra la dura realidad local y la traición de algunos compañeros de aventura.

 

Al Autor, Cesare Puliafito, con quien nació una amistad destinada a perdurar en el tiempo, porque fundada sobre una profunda estima, va mi particular agradecimiento y el de la Comunidad Italiana, por la labor desarrollada con determinación, con gran sacrificio personal y con la modestia de los estudiosos que trabajan en silencio en la consulta de las fuentes obteniendo significativas revelaciones a través de la colaboración de prestigiosas instituciones, como la Università degli Studi di Teramo.

 

Es mi deseo que este libro sea leído y se difunda entre los descendientes de todos los Italianos que fueron recibidos por esta tierra Argentina en el arco de su breve historia, desde el padre del General Belgrano, en las postrimerías del siglo XVIII, y luego a lo largo de todo el siglo XIX y buena parte del XX, hasta los primeros años de la década del setenta.

 

 

 

Dr. Nicola Di Tullio
Cónsul General de Italia en Bahía Blanca